El trance que supone pasar de Android a Apple

Los seres humanos odiamos los cambios y muchas veces preferimos seguir como estamos en lugar de movilizarnos y mejorar nuestra situación. Este hecho se produce a diario y lo podemos observar en nuestra vida profesional, en nuestras situaciones sentimentales e incluso a la hora de cambiar de destino para las vacaciones. De igual forma, uno de los principales obstáculos que encuentra Apple para adueñarse por completo del mercado smartphone es el temor de muchos de sus clientes potenciales a dejar atrás el Android conocido para abrirse a un nuevo sistema operativo. Al igual que muchos clientes de Movistar morirán siendo de dicha compañía a pesar de los problemas que pueda darle, multitud de personas no tienen intención de abrirse a Apple únicamente por ser algo distinto a lo que tienen que adaptarse.

Sin embargo, está claro que Apple es mejor sistema operativo que Android, no sólo por la velocidad y capacidad del primero respecto al segundo, sino también y sobre todo porque Apple no recibe virus, uno de los principales problemas que presenta el sistema operativo de Samsung o Nokia, entre otros. Todo son ventajas para los usuarios de Apple y es sumamente difícil encontrar a alguien descontento con dicho sistema operativo, puesto que una vez que el cliente se adentra en el uso del mismo es prácticamente imposible que vuelva a usar Android ya que las ventajas son más que claras.

Así pues, quizá el único problema que les quede por superar a los creadores de Apple sea el de concienciar al grueso de sus no-clientes sobre las bondades de su producto, realizando quizá campañas publicitarias centradas en lo sencillo que es aprender a usar cualquiera de estos mecanismos, y resumiendo de forma escueta y clara cuáles son sus ventajas respecto a Android. Aun así, es cierto que el precio sigue siendo un obstáculo para usuarios que no valoran tanto los avances técnicos y que únicamente desean contar con un smartphone que les permita realizar tareas básicas. Sin embargo, todo usuario con recursos económicos y conocimientos en el sector de la telefonía debería contar un teléfono Apple, y de no ser así esta compañía tendrá que empezar a analizar qué es lo que hace mal.