Contaremos una breve historia de Nokia

La marca finlandesa es el mayor fabricante de teléfonos móviles y es quizá la más exitosa de la historia en todo el planeta entero. Por esta razón, haremos una mención de honor en este post para esta empresa que ha llevado las comunicaciones personales al nivel más alto. Causa curiosidad saber cómo Nokia se convirtió en la mayor vendedora de teléfonos celulares del mundo y pasó a ser un referente tecnológico en el ramo de las telecomunicaciones. Os invitamos a seguir leyendo para que conozcáis la historia del gigante finlandés.

La historia de la marca se remonta al siglo XIX

Aunque parezca demasiado raro, Nokia era la empresa que fundó Fredrik Idestman para la fabricación de papel en lo que es actualmente Finlandia; ya que para ese siglo todavía era parte del Imperio Ruso. Debido a la gran demanda de papel en esa región del antiguo imperio, se fundó una pequeña población aledaña  a la fábrica, que como estaba emplazada al lado de un río llamado Nokianvirta, dicha población pasó a llamarse Nokia. Tiempo después se asentó una fábrica de caucho en el poblado de Nokia, que también absorbieron una compañía que manufacturaba cables, ya a principio del siglo 20 estas tres fábricas estaban bajo un mismo dueño y seguían sus actividades normales de manufactura de papel, caucho y cables.

Irrupción en el mundo de las telecomunicaciones

En la segunda década del siglo XX, la empresa fabricante de cables abrió un apartado que estaba trabajando en el ramo de las telecomunicaciones. Empezaron a experimentar con comunicaciones radiales sellando su éxito futuro. Nokia fue una compañía pionera en el uso de pulsos electromagnéticos a través de los cables para teléfonos. Después de hacer estos experimentos con éxito empezaron a exportar estos sistemas radiales de pulsos a su vecina Suecia, a la Unión Soviética y después a todo el orbe.

Nokia saca al mercado su primer teléfono móvil

Hoy en día parecerá extraño, pero para los años 80 del siglo pasado, tener un teléfono que no tuviese cables era producto de una imaginación privilegiada, pero Nokia hizo este sueño realidad al incorporar un teléfono “móvil” a los coches. No supongáis que como era un teléfono móvil era tal y como los conocéis ahora, ese teléfono era muy grande y pesado, pero para la época era toda una innovación.

Nokia marcó una nueva era para los teléfonos móviles

Los años 90 fueron para Nokia la gloria en el mundo de los móviles, además de que ya dejó plasmados todos sus modelos en esa década para siempre en la historia de las telecomunicaciones, en la historia de los celulares y demás, basta decir que uno de sus modelos apareció en la laureada película “The Matrix”. Al final de esa década y ya con el nuevo milenio encima, Nokia nos seguiría dando los teléfonos celulares más representativos de la historia tecnológica de la humanidad. El Nokia 3210 venía ya sin antena móvil de radio y con el inmortal juego de la serpiente. Este teléfono “simple” tuvo nada más y nada menos que 160 millones de ventas, el segundo celular más vendido en todo el planeta.

La historia hecha teléfono móvil: el legendario Nokia 110

Este modelo es el dispositivo de telecomunicaciones más exitoso jamás hecho por el hombre nunca. Además, sus ventas fueron de 250 millones de unidades, lo que lo colocó en el primer lugar de teléfonos móviles más vendidos. Su peso era muy reducido, casi ni se notaba cuando lo teníais en los bolsillos, por lo que lo hizo muy versátil, cómodo de llevar, discreto y muy adelantado a la tecnología de la época.

 Incursión en el mundo de los teléfonos inteligentes

Nokia empezó su andar en este nuevo mundo con Symbian, una antecesor del sistema operativo Android que ya todos conocemos. Las compañías rivales eran aún incipientes en el tema de los smartphones, por lo que Nokia les llevaba algo de delantera. Esta empresa, al ver el fracaso de Symbian se asoció con nada más y nada menos que Microsoft para que le diera soporte de software a sus nuevos dispositivos, es así que la línea Lumia de Nokia salieron al mercado con el sistema operativo Windows Phone. Esta asociación fue exitosa, tanto así que en el año 2013, Microsoft acabó por comprar Nokia, allí empezó la hecatombe.

Las ventas de los nuevos teléfonos productos de la asociación no tuvieron tantas ventas y fue un fracaso, la estocada final llegó cuando Microsoft hacía el anuncio de que los nuevos smartphones ya no se llamarían Nokia, lo que marcó el fin de la empresa. Una buena noticia es que Nokia va a recuperar su firma independiente y va a sacar al mercado sus propios smartphones, libres de toda asociación.