La línea K de LG tiene muy buenos terminales

LG es uno de los grandes competidores en el mundo de los móviles Android, ya que debe enfrentarse a otras compañías como Samsung, Sony, Xiaomi y Huawei. Sin embargo, LG tiene todo a su favor porque mucho de sus productos de los últimos años, como la línea K, han tenido muy buena recepción por parte de sus usuarios. El último terminal que lanzaron fue el K5, un móvil de gama media-baja que cierra el círculo de esta línea de productos que incluye los modelos K10, K8, K7, K5 y K4.

El K10 sigue siendo el favorito de los usuarios por ser el de mayor gama de toda la línea K, sin embargo, el K8 no se queda atrás porque también tiene prestaciones excepcionales que agradan bastante. El K10 por un lado, tiene un poderoso procesador Snapdragon 410 de cuatro núcleos, una cámara de 13mp que graba videos a 4K; a esto le sumamos una capacidad interna de 16 expandible y un una memoria RAM de 1,2GHz en cada uno de sus núcleos. Otro de los atractivos del K10 sin duda tiene que ser su precio, ya que no pasa de los 200€, lo que lo deja como una de las mejores opciones en cuanto a precio y a prestaciones se refiere.

Por otro lado, el K5, el más nuevo de los K, en un por menor que su hermano mayor el K10, ya que cambia la cámara por una de 5Mp; el procesador termina siendo un Mediatek MT6735, pero cada uno de los cuatro núcleos corre a 1,3GHz. También perdemos un poco en el memoria RAM bajando a 1Gb y una capacidad interna de 8Gb expandible. Este es uno de los favoritos en cuanto a gama baja se refiere porque a pesar de bajar un poco en prestaciones sigue teniendo un desempeño impecable para los usuarios que le dan un uso más básico. Y por supuesto, el precio es inigualable porque puede conseguirse a un poco más de 100€. Por un móvil de estas prestaciones a ese precio, yo lo veo como una buena opción para quien no desea gastar mucho dinero en un terminal.